Un niño de nueve años evita el atragantamiento de su hermana pequeña en Tudela

La madre, que es médica en el Hospital de Tudela, ha relatado la historia y ha valorado que los menores aprendan a gestionar este tipo de momentos de auxilio urgente ya que «con unas pocas pautas claras, los niños pueden saber cómo actuar ante una situación así»

27 de agosto de 2019

Un menor, de nueve años, evitó este pasado fin de semana el atragantamiento de su hermana, de seis años, en Tudela. La situación la ha relatado en las redes sociales la madre, que trabaja como facultativa en el Hospital de Tudela. Ella ha narrado que el episodio ocurrió el pasado sábado por la noche, cuando estaban sentados tranquilamente en un bar. De repente, su hija pequeña de seis años se levantó de la silla y se quedó con la cara roja.

La madre cuenta que se levanta de la silla rápidamente y se inclina hacia delante, sobre su antebrazo. Justo cuando iba a darle una palmada en la espalda, su hijo mediano, de tan sólo nueve años, se le adelanta y le da una palmada fuerte entre los omóplatos, y luego otra, hasta que sale disparado de la boca de la peque un trozo de hielo.

Al parecer, la niña al apurar el último trago de su refresco se había tragado un trozo pequeño de hielo medio derretido. La madre asegura que, tras comprobar que la pequeña está mejor, aunque todavía un poco asustada, le da un «achuchón» a su hijo y le felicita dada que «su rápida reacción nos ha dejado alucinados».

A modo de reflexión sobre la situación, la facultativa ha valorado la importancia del hecho de que sus hijos hubieran «recibido formación de reanimación cardiopulmonar y primeros auxilios en el colegio de distintas maneras».

La madre asegura que en estos casos » con unas pocas pautas claras, los niños pueden saber cómo actuar ante una situación así» y considera que «a veces, lo hacen incluso con más decisión que los adultos». Afirma la madre que «la formación en el ámbito escolar está mejorando enormemente gracias al trabajo de no pocos colectivos y asociaciones, pero todavía a costa de mucho voluntarismo y con un desarrollo muy desigual entre CCAA» y concluye que «en Navarra somos bastante afortunados, aunque también nos queda por mejorar».

«Cualquiera podemos presenciar un atragantamiento, parada… Toda la ciudadanía deberíamos tener una mínima formación para atender esas situaciones y para ello es crucial impartir esa formación en el ámbito escolar, de forma reglada, y con un presupuesto adecuado», ha finalizado.



Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.