Sacan un coche empotrado durante la riada en la residencia de ancianos de las Hermanitas de Tafalla

Este martes, los Bomberos han retirado un vehículo de un pasillo subterráneo de la residencia de ancianos San Francisco Javier de Tafalla

17 de julio de 2019

Las consecuencias de la riada todavía se notan. Más de una semana después de la tremenda crecida del Cidacos, los bomberos han tenido que sacar un coche empotrado en un pasillo subterráneo de la residencia de ancianos de las Hermanitas de Tafalla.

Y es que la crecida del río tuvo consecuencias nefastas para esta residencia. En concreto, las aguas se llevaron por delante las lavadoras, secadoras, planchas, el ropero entero, las despensas, las cámaras, todas las cocinas, el salón de actos, el almacén de pañales, los ascensores, dos coches, una furgoneta, todo el belén y almacén y el tanatorio de la residencia, así como el mobiliario, menaje de cocina, los cuadros de electricidad, iluminación de todo el sótano, puertas y ventanas, cristales y máquinas de coser.

Junto a ello, el agua destrozó las zonas de taquillas y los vestuarios de los trabajadores. Ante esta situación, la colecta de la octava de San Fermín fue destinada íntegramente como ayuda a esta residencia.



Publicidad

Comenta

Deja un comentario

Tu mail no será publicado


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.