Más de sesenta profesionales en Larraga de la agricultura aprenden técnicas de gestión de malas hierbas en el olivar

La jornada de campo, organizada por INTIA en Larraga, se realizó en el marco del proyecto Europeo IWMPRAISE, financiado por el programa Horizonte 2020, que trabaja en la mejora de la sostenibilidad agrícola, económica y medioambiental

La sociedad pública INTIA organizó el pasado miércoles una
jornada de campo sobre la implantación de cubiertas vegetales para la gestión integrada de malas hierbas en el olivar, que contó con la asistencia de más de 60 profesionales de la agricultura, miembros de cooperativas agrarias y almazaras, y técnicos asesores agrarios

El objetivo de la demostración fue el de compartir conocimientos y difundir información sobre la gestión de las malas hierbas en el olivar a los profesionales del sector del olivo visitando el ensayo sobre cubiertas vegetales que INTIA está realizando en la citada localidad navarra

La jornada se realizó en el marco del proyecto Europeo IWMPRAISE, que está financiado por el programa Horizonte 2020 y que pretende demostrar que la adopción de técnicas de gestión integrada de malas hierbas puede mejorar la sostenibilidad agrícola, económica y medioambiental, creando sistemas de cultivo adaptados a un clima cambiante sin poner en peligro la rentabilidad agrícola o la producción de alimentos.

La Jornada técnica comenzó con una presentación del proyecto a cargo del Dr. José Luis González Andújar, investigador del Instituto de Agricultura Sostenible de Córdoba, y coordinador del mismo en España, que aseguró que la finalidad del proyecto es desarrollar, evaluar y validar estrategias de Manejo Integrado de Malas hierbas para luego transferir los resultados a los agricultores europeos.

Así, durante los cinco años en los que se va a desarrollar el proyecto, se van a probar y evaluar las diferentes estrategias de gestión integrada de malas hierbas en los sistemas de cultivo más representativos de Europa, para lo cual se han agrupado en cuatro escenarios: cultivos anuales con separación entre líneas de siembra estrecha (cereal de invierno), cultivos anuales con separación entre líneas de siembra ancha (maíz, girasol), cultivos perennes herbáceos (praderas) y cultivos perennes leñosos (olivar, manzano y vid). En el caso de España estos ensayos están localizados en Cañete de las Torres (Córdoba) y en Larraga (Navarra).

Ambos están centrados en el olivar y tendrán una duración de 3 campañas (2018/2019, 2019/2020 y 2020/2021). Durante este tiempo se comparará la gestión tradicional de las malas hierbas (mediante la aplicación de herbicidas a toda la superficie o combinado con laboreo del suelo), frente a la técnica de manejo de una cubierta en la calle y aplicación de herbicidas solo en la línea de árboles; y se evaluará además el desarrollo de las malas hierbas y su influencia sobre el rendimiento de aceitunas y la calidad del aceite, en un intento de mejorar las diferentes técnicas de manejo de suelo llevadas a cabo por los agricultores.

La jornada contó con la participación de la Dra. Milagros Saavedra, investigadora del Área de Protección Vegetal Sostenible del IFAPA de Córdoba que presentó los trabajos realizados a lo largo de los últimos años en Andalucía y destacó las ventajas de la utilización de las cubiertas como reducción de la erosión, conservación de la materia orgánica, incremento de la fertilidad del suelo y reducción del riesgo de contaminación de acuíferos por fitosanitarios utilizados en olivar.

Aseguró que para la formación de la cubierta es preferible utilizar especies sembradas debido a que su manejo resulta más sencillo y a que pueden evitarse las más competitivas con los olivos o las que puedan ser transmisoras de enfermedades, y destacó cuatro familias: las gramíneas, entre las que destacó la cebada, Brachypodium distachyon y diversas especies del género Bromus,como Bromus madritensis; las leguminosas, a las que destacó por su capacidad de fijar nitrógeno atmosférico en el suelo y entre las que citó los yeros o la Veza villosa y la asociación de cereales y leguminosas; las crucíferas porque por sus elevados contenidos en glucosinolatos puede utilizarse también como fumigante del suelo previniendo así ataques de Verticilosis; y cubiertas de musgo que son especialmente interesantes bajo la copa de los olivos porque además de proteger el suelo facilitan la recolección de las aceitunas que una vez maduras caen al suelo, aspecto muy importante en Andalucía aunque no tanto en Navarra donde no se permite la recolección de aceituna del suelo.


Publicidad

Comenta

Deja un comentario

Tu mail no será publicado


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.